Prendido del Estado

El Dr. Tomino no solo se aprovechó de un plan social que el gobierno implementó para capacitar a desocupados, sino que además intentó triangular con la municipalidad de Chacabuco para importar en forma irregular el tomógrafo de la clínica.

La clínica adquirió un tomógrafo, pero por la legislación vigente no podía traerlo como “donación”. Entonces, le solicitó a la municipalidad de Chacabuco que actuara de “puente” para recibir el tomógrafo y así poder saltear la ley.

http://www.tribctas.gba.gov.ar/secciones/inf_especifica/informacioninstitucional/doctrina/doc_con_formato.phtml?id=31858

Vocalía: Municipalidades
Ente: CHACABUCO (vocal&iacutea: BA – delegacion: XVI )
Expediente: 4029-614/06
Fecha de salida: 03-03-2006
Texto:
Consulta: Si es procedente aceptar una donación ofrecida por una empresa o particular residente en los Estados Unidos a esta Comuna, con cargo de ceder su uso y goce  a una Clínica Privada.

Apoyo del PTS local

Repudiamos los atropellos que sufrieron los trabajadores y el pueblo con los hechos que relatan en su carta. Es una muestra mas de un modelo que se basa en el enriquecimiento de funcionarios y empresarios que buscan llenarse los bolsillos a costa de mantener los bajos salarios, trabajo insalubre,precarizacion laboral; y brindando una escasa inversion en lo que refiere a la salud.

Desde el pts acercamos nuestra solidaridad y apoyo a la justa lucha que estan emprendiendo.

Esperamos poder acompañar su lucha desde un lugar mas cercano donde podamos debatir la situacion de la salud publica y privada.

El Ministerio de Trabajo YA ESTA ENTERADO

En el día de ayer, durante la mañana, varias enfermeras despedidas pasaron por las oficinas del Ministerio de Trabajo para realizar una presentación oficial de la denuncia y que la cartera investigue.

La Clínica San Isidro Labrador abusó del uso de un plan social que está pensado para que desocupados sin capacitación puedan cobrar un plan social y capacitarse durante seis meses. Contrataron a todo el plantel de empleados bajo esta modalidad, a gente con experiencia laboral, con estudios y títulos habilitantes y hasta con trabajo (a los que renunciaron para trabajar en esta clínica).

Usando este método, la clínica no solo se ahorra 200 pesos de los sueldos (aporte que realiza el Estado a cada empleado “en capacitación”) sino que además aprovecha para no tenerlos en blanco, no pagar con recibos de sueldo, no pagar aportes, no generar días para vacaciones ni aguinaldo y no pagar obra social a sus empleados. TODO EN NEGRO, gracias al abuso de un plan social que tenía un fin distinto.

Información oficial sobre el plan social:
http://www.trabajo.gba.gov.ar/s_empleo/bonus_segundaoportunidad_index.htm

Los medios locales ya están enterados

Algunos medios locales, luego de confirmar la noticia, han comenzado a investigar y publicar datos:

Suspensiones en la Clínica San Isidro
 http://www.elurbanodechacabuco.com.ar/250707clinica.htm

En la Clínica San Isidro Labrador fueron despedidos quince empleados
http://www.vivechacabuco.com/seccion_nota.asp?ID=7388

La denuncia ya está en la prensa!

Estábamos viendo hoy de mañana en la televisión local que salió a la luz la denuncia contra la Clínica San Isidro Labrador, por los despidos irregulares a casi quince empleados, de un staff que no llegan a cuarenta.

La clínica solicitó el aporte del Ministerio de Trabajo para poder bajar los costos de sueldos.

Es por esto que los empleados de la clínica están trabajando a través de un plan social (que fue pensado originalmente para que desocupados sin capacitación puedan insertarse en el mercado laboral) por lo que parte del sueldo – 200 pesos – son pagados por el Estado.

Este plan posibilitó a la clínica a contratar a todo el personal como si fuera una “capacitación”, sin aportes jubilatorios, sin acumulación de días para vacaciones o aguinaldo, sin relación laboral, sin recibo de sueldo, sin obra social.

Y luego de un primer mes de “capacitación” (de un período de seis meses en total), la clínica despide en forma completamente irregular (verbalmente, sin ningún aviso oficial) a casi quince empleados, entre administrativos, enfermeras, etc.

En estos momentos, la atención de enfermería se está cubriendo con auxiliares de enfermería y enfermeras empíricas, lo que viola las leyes de salud.

Y, además, la justificación que se les dio a los empleados despedidos fue que la clínica no contaba con dinero suficiente para pagar los sueldos.

Hay pacientes que se tuvieron que trasladar al hospital público por la falta de atención, siendo que ya estaban internados en la clínica.

Ya falleció una paciente que entró en Urgencia y tuvo que ser derivada a Terapia porque en Urgencia no se contaba con los materiales, medicamentos e insumos necesarios. La paciente falleció a los pocos minutos.

Hoy, Leopoldo Tomino, uno de los responsables de la clínica, se defendió públicamente diciendo que no pensaba que los despidos iban a causar tanto revuelo. Y justificó los despidos diciendo que había prescindido de personal no competente y se habían quedado con los que servían.

Presentación

Somos un grupo de empleados y ex-empleados de la Clínica San Isidro Labrador que estamos buscando una solución a un gravísimo problema. Más ahora que la clínica, luego de trabajar con un mínimo de personal y pacientes, en breve comenzará a brindar servicios a IOMA y/o PAMI, a través de los convenios.

 Esta clínica, que inicialmente se iba a abrir a principios de este año, tuvo y tiene actitudes que los organismos de salud deberían analizar cuidadosamente, ya que generó expectativas que no está cumpliendo.

La clínica se inauguró oficialmente recién a mediados del mes pasado, luego de prometer a sus empleados mes a mes – desde enero – que iban a arrancar en breve. De esa forma, decenas de personas esperaron pacientemente la apertura de la clínica, ante la promesa de un puesto laboral seguro. Y dejaron por el camino otros empleos y otras posibilidades laborales.

Luego de seis meses, la clínica abre con un staff mínimo, pero adecuado a las necesidades de ese momento, ya que al no contar con convenios con obras sociales importantes, el caudal de pacientes era bajo.

Se inaugura la clínica, se realizan las visitas de control de los organismos correspondientes.

Y a un mes escaso de su apertura, la clínica avisa casi a quince empleados (estamos hablando de una clínica que tiene entre 35 y 40 empleados a lo sumo) que prescinde de sus servicios porque no puede pagar los sueldos. Ya el medio sueldo correspondiente al mes de junio fue dificil de pagar, y fue abonado con dificultades recién al 20 del mes de julio, pero avisando al personal que el mes de julio se iba a pagar en fecha y correctamente.

El despido se realizó en forma irregular, avisando en forma verbal a cada una de las personas. En algunos casos, se llegó a pedirles a los empleados despedidos que vieran si podían seguir cubriendo su turno hasta finalizarlo, lo que da cuenta de la falta de personal. La mayoría de los empleados no saben a ciencia cierta si fueron despedidos o no, ya que no fueron notificados en forma oficial.

La explicación, dos días después, de los despidos es que no hay dinero ni siquiera para pagar sueldos. Y la clínica abrió hace un mes y medio.

Hay que tener en cuenta, además, que la casi totalidad del staff de la clínica está trabajando bajo un plan social del gobierno, que se utiliza normalmente para que jóvenes desocupados puedan capacitarse y trabajar durante seis meses en empresas privadas, mientras el Estado cubre unos 200 pesos del sueldo. Este plan permitió a la clínica contar con una plantilla de empleados en negro, sin obra social, sin ART, sin aportes, sin recibo de sueldo, sin días generados para vacaciones, etc.

Ya antes del despido la clínica trabajaba con el mínimo de personal. Por ejemplo, había turnos donde había sólo dos enfermeras (la mayoría del plantel de enfermería no tiene especialización y en algunos casos ni siquiera tienen experiencia práctica o directamente no están recibidas oficialmente) cubriendo las necesidades de piso, de terapia y de urgencia, A LA VEZ.

Ya se dio el caso de dos enfermeras que tuvieron que abandonar a pacientes a cargo para atender un caso de urgencia. Y hace sólo dos días, un par de enfermeras tuvo que dejar sin atención a una paciente que sufría cólicos severos sin siquiera poder medicarla, ya que se les solicitó que fueran a atender a otra paciente que había ingresado a terapia en estado grave. La paciente con el cólico tuvo que ser trasladada por un familiar al hospital público, mientras que a la otra paciente la llevaron a terapia directamente porque en urgencia ni siquiera hay un carro de paro. La paciente falleció minutos después en terapia.

Ya sea por falta de personal o materiales, se han dado varios casos donde pacientes deben trasladarse al hospital público para poder ser atendidos. Se tuvo que cancelar una cesárea a último momento porque no había personal calificado.

La mayoría de los integrantes del plantel de enfermería está pasando por un stress insoportable, ya que son obligados a cubrir puestos para los que no han estudiado o no se han capacitado. En otros casos, tienen que cubrir en simultáneo áreas sensibles (por ejemplo: pediatría y salas de adultos a la vez). Además, sufren los problemas que conlleva la falta de insumos y materiales básicos para el trabajo correcto en enfermería y por la falta de experiencia en aparatología compleja (por ejemplo, en terapia intensiva).

Hoy por hoy, la clínica tiene un staff mucho menor al mínimo que tenía cuando realizó la inauguración (y, estimamos, cuando se realizaron las inspecciones). Y a pesar que la excusa de los despidos al personal fue que no se podía cubrir el costo de todos los sueldos, hoy se están contratando enfermeras (algunas de ellas muy mayores de edad y ya jubiladas) para cubrir en parte el faltante.

La información que estamos planteando nos llegó por varios medios, pero estimo que una inspección exigente por parte de ustedes podría aclarar las dudas que pueden tener y ver que hay de cierto y que no. Principalmente en estos días, que la clínica está a punto de comenzar a brindar prestaciones a los afiliados a IOMA.



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.